No me tendría que sentir en la necesidad de explicarle a nadie que…

Porque las calles son nuestras, nuestros cuerpos son nuestros, el mundo es nuestro, nuestras amistades son nuestras, nuestras familias, nuestro colegio, nuestra educación, ..

todo esto es nuestro igual que se podría decir de cualquier persona. la “propiedad”, tener algo para mi, no es algo que me guste porque lo ideal es compartir, porque no hay nada “mío” que se pueda decir que soy la única dueña de ello y nadie de todo lo que me rodea posee ese algo tanto como yo. Quizás eso sólo pasa con mi cuerpo. Es más mío que de nadie.

No me tendría que sentir en la necesidad de explicarle a nadie que mi cuerpo es mío. Pero viendo anuncios de esa caja de destrucción masiva, viendo los carteles publicitarios, escuchando la radio, viendo películas, series, dibujos, ropa, juguetes de niñxs, botellas de agua, cepillos de dientes, productos de limpieza, .. en fin, viendo mi cuerpo vendido, viendo que si me quiero sentir sexi o guapa, tengo que tener en cuenta que no soy yo sola la que me ve o me siente sexi, sino que hay un sector de la población masculina, que aparte de sentirse atraido por ese cuerpo mío, va a querer o sentir la necesidad de poseerlo, de tocarlo, de acercarse, de hacerlo suyo de una u otra manera. Viniendo a escribir esto, por el camino mismo me han dicho que si estaba rico el plátano que me andaba comiendo. No entiendo que tenga que explicarle yo a nadie lo rico que está el plátano, el chupachups, el helado, o el cigarro. No entiendo qué le hace sentir a otrx, cuando le dice a un “igual” qué rico está ese plátano, no? Quiero decir, si me sintiese como una igual a él, quizás también lo haría, quizás me saludara, quizás se alegrara realmente de que yo esté disfrutando de mi desayuno, fuera empático conmigo, amable, gracioso,.. pero no.. yo sé que no, que si me dice algo así (suele ser con otro de su especie cerca), está queriendo posicionarse. Está también queriendo posicionarme a mi. Se está mofando, está asemejando su querido y amado falo al plátano que me estoy comiendo, y eso me hace hasta indigestarme. No está siendo amable ni mucho menos, no está empatizando, está tocandome el alma, está metiéndose donde no le llaman a hacer un comentario cuanto menos soez, que lo que pretende es quedar por encima mía, y demostrarme que él es dueño no sólo de su cuerpo sino que del mío también.

Quería decir antes de todo esto, que no entendía por qué tenía que andar explicando qué es lo mío y qué es lo de nadie, ya que para muchas mujeres, hombres y trans, esto está muy claro. Todxs tenemos asimilado nuestro cuerpo como algo nuestro. Es lo primero que tenemos antes que ninguna otra cosa. Antes que el pensamiento, y antes que la palabra, antes que .. y sin embargo algunas mujeres sentimos que nos lo quieren arrebatar, o que no es nuestro del todo, tienen otras personas derecho sobre él. No hablo del aborto, esa decisión por supuesto y sin ninguna duda es algo que nos pertenece a nosotras aunque también hay quien lo pone en duda.

Pero no hablo de eso, hablo de mi cuerpo como persona. Quiero que cuando mi hija nazca yo tenga clara realmente mi misión en este mundo y quiero ser capaz de hacerlo cambiar aunque sea una pizquita, para que cuando ella llegue a comprender que es una mujer, y que igual que yo tiene la necesidad de defender lo suyo porque sino, alguien se lo va a intentar quitar, lo haga, que coja aire y siga el camino de la libertad individual de las mujeres.

Me cuesta asimilarlo, pero también tengo que explicarle esto a los hombres, y es que ellos también tienen madres, hermanas o hijas, a las que les va a faltar ese ápice de libertad de la que cualquier hombre disfruta sin darse cuenta ni de que pudiera no hacerlo.

La libertad de ir por la calle sin que nadie se meta con tu pantalón, camiseta, peinado, uñas, maquillaje, tacón, falda, culo, tetas, nariz, ojos.. en fin salir a la calle a caminar libre. Sin ser juzgada ni ser el punto de mira de nadie, porque igual que un día siento que soy sexi, que estoy buena y que me voy a comer el mundo, otro día siento que (bueno mi caso hoy es mas extremo, pero voy a poner ejemplos de cuando yo tenía una vida normal) siento que estoy descuidándome, que me muerdo las uñas, que esos pelos no me gustan, que estoy triste, que he engordado, que me ha salido un grano..y esos días, tampoco me apetece que alguien con quien me cruce por la calle se tenga que meter en mi terreno, en mi espacio vital,. Supongo que a todas nos pasa, un día estamos de buen humor, y nos hace hasta gracia, que un gordo apestoso al que seguramente no se le levante o que nunca quizás haya sabido dar placer realmente a una persona o ni a sí mismo porque no entienda que el sexo no sólo sea el acto de eyacular, puede que ese día en el que yo esté de buen humor, y el gilipollas este venga a decirme cualquier cosa, coja y le responda con una sonrisa.

Pero amiga si supiera que te está vejando, que te hace sentir una mierda cuando lo hace, que así el se siente más machito y a ti te hace sentirte indefensa, incómoda tal vez, o nada, simplemente, eres un puto cuadro andante al que alabar y decir: oh qué obra de arte más bonita. O qué bien huele este limón, o que ricas las alcachofas..

Debo pararme, esto ya lo he leído. Debo pararme a hablar con él y preguntarle si realmente se siente bien con lo que hace, preguntarle porqué lo hace, y si realmente se pueden cruzar más de dos palabras con él, decirle si le sentaría bien ver cómo un gordo baboso como él se pone a preguntarle a su hija/madre o hermana si le gusta el plátano que se está comiendo. Que pasa? Tengo que elegir comer mejor una manzana, o cualquier alimento que no tenga forma fálica para evitarme que me digas algo? Esque es mejor una manzana? Acaso con las manzanas no me vas a decir nada? Y si voy paseando sin comer? Tapada hasta las cejas y tobillos,,.. así no me vas a decir nada? Creo que sigues sintiéndote tan por encima de mi, o en/a tu manera de verte superior, o con ganas de demostrarle a alguien lo estúpidamente gracioso que eres.., que aunque pasase con una manta en la cabeza, sólo por el hecho de saber que soy mujer, vendrías y me dirías algún comentario.

Esto es lo que quiero abolir. Quiero salir a la calle trankila, ya esté vestida de faralay o en tirantes (ya que desnuda es demasiado para esta sociedad, también si fuera hombre), peinada o sin pintar, con escote o las medias rotas. Quiero que me de igual, y sobretodo quiero que le de igual al mundo.

Necesito de una educación tanto para hombres como para mujeres en la que se nos trate de iguales verdaderamente, y no consiste en pisar unas a otros, consiste en respetarnos como iguales. Que es de los derechos más básicos y fundamentales del que deberíamos todxs estar disfrutando desde “la creación” y que por desgracia no

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s