#JusticiaPatriarcal : Tocarle el culo a una empleada no es acoso sexual

 acoso-sexual_300_188

6/02/2016 – Fuente: Mediterráneo Digital / Feminicidio.net

La Audiencia Provincial de Madrid ha revocado una sentencia que condenaba a un farmacéutico de la capital por acoso sexual a dos de sus empleadas.

El texto señala que (y citamos de manera literal) “dar palmadas en las nalgas, dar un beso en la oreja, abrazar, dar un beso en los labios, acariciar la pierna o el pelo no implican la proposición de ninguna relación sexual, sino que suponen la realización de actos de contenido sexual”.

Así, el Tribunal entiende que no se trata de un acoso, sino de un “abuso”. Y como la denuncia era por acoso, decide absolver al acusado y eximirle de pagar la indemnización solicitada por dos las víctimas.

El juez incide en que para el delito de acoso sexual “no basta con la proposición de actos sexuales”, sino que “es necesario, además, que tal comportamiento provoque a la víctima una situación objetiva y gravemente intimidatoria, hostil o humillante”, algo que no aprecia la Audiencia en este caso.

Se sienta así un peligroso precedente judicial que abre una delicada vía penal para el acoso sexual (normalmente vinculado al ámbito laboral) de nuestro país. [1]

 

Como señalan las compañeras de feminicidio.net en un artículo reciente [2], comprobamos una y otra vez que algunos de los guardianes más fieles del patriarcado están en la Justicia.

En estos días nos enterábamos por La Voz de Galicia de que un acusado de homicidio (feminicidio) de su pareja había obtenido la libertad hasta la celebración del juicio. La noticia no aclara cuándo abandonó la cárcel pero se trata de un acontecimiento grave a los ojos de la opinión pública aunque pase inadvertido como la noticia menor en un periódico.

FB_IMG_1454960339556

La semana pasada nos enterábamos de otros dos casos empañados por la Justicia Patriarcal muy sonados en los periódicos: la entrada en prisión de María Salmerón, una mujer que se rebeló a la justicia sevillana desde el 2009, año que perdió la custodia de su hija de nueve años, por no permitirle ver a su padre maltratador. El exmarido había sido condenado en 2008 a 21 meses de prisión por malos tratos pero nunca se le retiró el régimen de visitas, aunque su propia hija manifestara la resistencia a tener contacto con un padre violento. Tras años de tormento judicial, María Salmerón debía ingresar en prisión este viernes, 5 de febrero, para cumplir una condena de siete meses de cárcel por incumplir el régimen de visitas. Finalmente fue indultada parcialmente por el ministro de Justicia, Rafael Catalá.

Otro caso es el de Joaquín Benítez, un exprofesor de gimnasia de la escuela de los maristas del barrio de Sants, Barcelona, acusado de agredir sexualmente a varios de sus alumnos. Las denuncias confirmadas son cinco, pero podría alcanzar la docena de demandas. El padre de uno de los alumnos abusados que interpuso la primera denuncia se refiere a Benítez como un auténtico “depredador sexual” y esperaba que este sábado pasado el acusado quedara detenido después de declarar ante la Justicia. Pues el juez lo dejó en libertad provisional.

Desde hace 4 años los colectivos feministas y en defensa de los derechos de las mujeres utilizan el  HT en Twitter #JusticiaPatriarcal para compartir noticias que leídas y analizadas sin un patrón, sin un marco con las gafas de género, enmascaran la permisividad del sistema penal con perpetradores de los delitos más graves facilitando que gocen, en determinados casos, de libertad, conmutación de pena y privilegios judiciales por el hecho de ser hombres juzgados por hombres.

Fuentes:

[1] http://www.mediterraneodigital.com/sucesos-espana/ultimas-noticias-sucesos-espana/la-justicia-sentencia-que-tocarle-el-culo-a-una-empleada-no-es-acoso-sexual.html

[2] http://www.feminicidio.net/articulo/espa%C3%B1a-los-guardianes-la-justicia-patriarcal-y-los-privilegios-masculinos

Anuncios